• Les informamos que del 15 al 31 de agosto, cerramos por vacaciones. Disculpen las molestias.

Ventajas de sensores de lluvia en el jardín

Funcionamiento de los sensores de lluvia. Ventajas de los sensores de lluvia para el ahorro del consumo de agua. Jardinería ecológica con los sensores de lluvia

Los sensores de lluvia son los encargados de paralizar el riego en caso de lluvia. Así, podemos tener un jardín sostenible con el medio ambiente. También, nos puede suponer un importante ahorro en nuestra economía porque reacciona instantáneamente nada más que llueva.

Sensores de lluvia
Sensores de lluvia

Las ventajas de los sensores de lluvia son, por ejemplo, el ahorro de dinero en el consumo del agua. Otra ventaja es cuando no tenemos que preocuparnos de apagar el riego automático cuando esté lloviendo. Suponiendo que estemos fuera de nuestra casa, no haría falta que fuéramos a desconectar el riego. Y el impacto positivo sobre el medio ambiente hace que se actúe de forma eficiente.

Existen los pluviómetros que se encargan de informarnos de la cantidad de lluvia que ha caído por metro cuadrado. Según el agua de lluvia caída, pues regamos más o menos en función de dicha cantidad. El inconveniente que tiene es que tenemos que calcular el tiempo de riego.

La instalación de los sensores de lluvia es sencilla. Están fabricados por materiales especiales. Podemos regular la cantidad de agua de lluvia que queremos que se pare el riego. Además de estos sensores de lluvia, existen otros sensores para cualquier otra condición adversa de climatología como son los sensores de caudal, de viento, de presión, de humedad o de temperatura.

Ventajas de sensores de lluvia
Ventajas de sensores de lluvia

El coste de estos sensores de lluvia puede ser alto. Sin embargo, en un período de tiempo se verá amortizado por el consumo de agua que ha supuesto. Consulte con el fabricante y lea las instrucciones detenidamente para instalarlo de forma adecuada y compruebe que funciona correctamente. Ya verás como con este instrumento será una despreocupación a la hora de realizar los riegos necesarios.